La Organización Internacional del Bambú y Ratán

La Organización Internacional del Bambú y Ratán

Arquitecto del Pabellón de INBAR en el Expo 2019 Mauricio Cádenas Laverde

Historias del bambú y el ratán
16 Abr 2019

El INBAR Garden en la Expo de Horticultura 2019 en Yanqing, Beijing, ha sido diseñado por el arquitecto italiano de origen colombiano Mauricio Cárdenas. Mauricio, experto en construcciones de bambú con una larga carrera en arquitectura, es miembro de nuestro Grupo de trabajo de construcción y dirige un estudio en Milán, Italia, Studio Cárdenas Conscious Design. No podemos esperar a ver el Pabellón finalizado cuando se abra a finales de abril, pero antes de hacerlo, hablamos con Mauricio para averiguar más sobre su vida, su trabajo y, por supuesto, su pasión por el bambú!

Mauricio Cárdenas Laverde ha sido miembro del Grupo de trabajo de construcción de INBAR durante varios años y está muy familiarizado con el trabajo de INBAR. Entonces, cuando se le pidió que presentara un diseño para el Pabellón de la Expo de Horticultura, fue una oportunidad para interpretar el espíritu del trabajo de INBAR en un espacio verde natural. Él llegó a la idea final del diseño al imaginar un rico jardín con un edificio en su interior, pero todavía cubierto por plantas verdes y exuberantes.

“El pabellón estará lleno de luz natural, y el posicionamiento de los tragaluces, pantallas y ventanas es particularmente importante. Las proporciones del edificio están diseñadas teniendo en cuenta la cultura tradicional china. Los arcos tienen diferentes alturas para dar una sensación de movimiento y de circulación: un ventilador natural. ¡Los veranos de Beijing pueden ser muy calurosos! Las plantas en el techo son una fuente natural de aislamiento”.

Mauricio Cárdenas LaVerde, ahora experto en construcciones de bambú, nació en Colombia y tuvo su primera experiencia con bambú en la granja de su abuelo en su adolescencia. Incluso en su niñez, le encantaba construir casas en los bosques alrededor de la granja, y fue muy emocionante cuando, de pequeño, su abuelo le permitió cortar los postes de leña con un «gran cuchillo» y utilizarlos para “construir». Nos dijo que cuando era un joven estudiante en Colombia, y más tarde arquitecto en París y Milán, nunca pensó conscientemente en esos juegos, sino que buscó la arquitectura contemporánea, evitando los materiales tradicionales en favor de líneas limpias y estructuras de alta tecnología de vidrio y hormigón. Ahora, mirando hacia atrás, admite que, en los inicios de su carrera, la idea de trabajar con el bambú «nunca estuvo alejada de mi mente», y que esos primeros juegos precoces debieron haber sido el inicio de todo.

Como joven arquitecto, el Sr. Cárdenas Laverde trabajó durante cinco años en París para Renzo Piano Building Workshop, bajo la dirección de Renzo Piano, el célebre arquitecto italiano cuyos diseños se encuentran en edificios metropolitanos tan icónicos como The Shard en Londres y el Centro George Pompidou en París. Trabajar para Piano fue un típico primer nombramiento en la carrera de Cárdenas Laverde: su trabajo siempre se ha centrado en el diseño urbano, las innovaciones de vanguardia y los estilos contemporáneos.

Bootech EcoDome Project, 2009

En cuanto al bambú, la relación entre el arquitecto y el material comenzó a desarrollarse cuando Cárdenas Laverde abrió su propio estudio en 2004. Tener su propio estudio le dio la libertad de perseguir su sueño de combinar el bambú natural con los materiales contemporáneos de alta tecnología en los que se ha formado, el vidrio, el acero y el hormigón. En los años siguientes, su estudio se ha convertido en un verdadero líder en éste área, con nuevas técnicas patentadas y muchas construcciones innovadoras realizadas.

Uno de los primeros proyectos que realizó Cárdenas Laverde fue un pabellón en la Feria de Diseño de Milán en 2006. Las cañas de bambú se unieron en ángulos rectos sin cemento o pernos, combinados con materiales contemporáneos para invocar a una versión moderna de una casa de verano o lugar de descanso. Para este proyecto inicial, Cárdenas recuerda con cariño que él mismo construyó gran parte de la estructura con un grupo de sus estudiantes, y que el bambú en cuestión le fue enviado desde Colombia como regalo de un viejo amigo. Este proyecto amplió los límites de la ingeniería de bambú y la estructura fue calculada en colaboración con Arup, una gran multinacional de ingeniería. Con el apoyo de Politecnico di Milano, Laverdel ha realizado varias pruebas en cañas de bambú natural.

El Pabellón de INBAR, no es el primer trabajo que Cárdenas Laverde realiza en China, su gran obra con cañas de bambú se aprovechó en esta casa de bambú con eficiencia energética en la provincia de Zhejiang, China:

En todo este trabajo, así como en el otro proyecto en el que trabaja el estudio sobre el uso de otros materiales, Cárdenas Laverde es cuidadoso al decir que usar bambú natural no es siempre la respuesta. Las propiedades específicas de las cañas de bambú (su resistencia longitudinal, su flexibilidad) lo convierten en un material ideal para algunos diseños, pero no para otros. Tampoco es un material exótico y especializado solo para uso en hoteles de lujo en el bosque o en viviendas ecológicas en áreas rurales. Lo que sueña Cárdenas Laverde es un mundo en el que cada arquitecto pueda inspirarse en todo el espectro de materiales naturales para construir ciudades más sostenibles y más de-carbonizadas.

 “El mundo está cambiando, y las regulaciones están cambiando con él. Tiene que haber menos energía, menos agua y combustible, y más materiales de construcción naturales”, dice. “Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar acerca de la construcción. Cualesquiera que sean las limitaciones de los materiales de construcción alternativos como el bambú, no pueden ser peores que los peligros planteados por continuar con el estado actual de la construcción dañina para el medio ambiente «

Por ejemplo, las viviendas de bambú no duran tanto como sus contrapartes de acero. Pero según Cárdenas Laverde, tenemos que ver esta vida más corta como una oportunidad.

“Los edificios de hormigón pueden durar cientos de años, pero ¿deberían hacerlo? Vemos esos edificios de hormigón más viejos en las ciudades, y con frecuencia son abandonados o demolidos después de unas pocas décadas. «Si utilizáramos materiales de construcción naturales en las ciudades y cambiáramos de idea, sería fácil reconstruirlos o restaurarlos cada pocas décadas sin tener que enfrentar los grandes costes actuales».

En cuanto a la resistencia ignífuga del bambú, otra objeción clave que a menudo se plantea al usar el bambú o la madera como materiales de construcción en las ciudades, Cárdenas Laverde es optimista:

“Tenemos que aprender a manejar este riesgo con nuevas técnicas de construcción. Por eso probamos el material, aprendemos más de él y tratamos de entenderlo mejor. Es por eso que trabajamos con universidades e ingenieros en nuevas técnicas ignífugas.”

Las pruebas exhaustivas que se han realizado en los materiales para el Pabellón de INBAR se llevaron a cabo en la Universidad de Chongqing, en China. Los gruesos postes de bambú están curvados para formar un arco suave que forma el techo del edificio, cuyas proporciones fueron meticulosamente diseñadas con anticipación. Otro aspecto desafiante es el techo vivo verde, que agrega peso extra. Fue importante para Cárdenas Laverde que sus diseños se adhieran a todas las normas y códigos de construcción, para demostrar que el bambú puede usarse como parte de la arquitectura urbana.

Paralelamente al Pabellón de INBAR, Cárdenas Laverde está trabajando en varios proyectos diferentes, al mismo tiempo que trabaja arduamente para promover el uso del bambú en la construcción en todo el mundo y particularmente en Europa, donde el entorno regulatorio aún no es favorable al bambú. Confía en que esto cambiará a medida que los materiales de construcción sostenibles se conviertan en una necesidad, pero por ahora, continuará desarrollando nuevas técnicas, superando límites y creando el «argumento científico» para agregar el bambú a la cartera de materiales de construcción tradicionales.

«Usar materiales con una gran huella de carbono en la construcción es fácil, ¡pero el desafío de trabajar con materiales naturales vale la pena!»

Para obtener más información sobre nuestro Grupo de trabajo de construcción, haz clic aquí.

Para léer este articulo en inglés, haz clic aqui.