¿Por qué
bambú y ratán?

¿Por qué
bambú y ratán?

BAMBÚ Y RATÁN

Preguntas frecuentes

El bambú y el ratán son recursos fabulosos y con un potencial único para combatir la pobreza y los desafíos que enfrentan los recursos naturales. Crecen localmente en algunas de las comunidades más pobres del mundo en los trópicos y subtrópicos, y tienen muchos usos, proporcionando una amplia gama de productos sostenibles, opciones de subsistencia y servicios ambientales. Si podemos aprovechar el potencial del bambú y el ratán, el Sur Global estará más cerca de lograr sus ambiciosos objetivos de desarrollo, climáticos y de medio ambiente, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el crecimiento verde, los objetivos de REDD +, los compromisos del Acuerdo de París y las Metas de Aichi para la Biodiversidad.

¿Qué es bambú y dónde crece?

Los bambúes son parte de la familia de las gramíneas Poaceae. Hay 1.642 especies conocidas, que ocupan una amplia gama de entornos en todo el mundo, principalmente en ecosistemas de climas tropicales templados y cálidos en África, Asia y América Central y del Sur. En 2010, la Organización de las Naciones Unidas  para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estimó que el bambú cubría más de 30 millones de hectáreas de tierra en todo el mundo.

Aunque el bambú es técnicamente una planta herbácea, puede crecer hasta 35 metros de altura y 30 centímetros de diámetro. Los bambúes también incluyen algunas de las plantas de más rápido crecimiento en el mundo: ciertas especies crecen hasta 91 cm por día. Su rápido crecimiento, su rápida madurez (dentro de cuatro a siete años) y su naturaleza similar a la madera hacen de ciertas especies de bambú un excelente material para la construcción de viviendas y andamios. Desde la década de 1990, las nuevas tecnologías también han permitido el uso del bambú como fuente de papel, embalaje, muebles y tela.

Aparte de sus beneficios socioeconómicos, el bambú es una parte clave de los ecosistemas de biodiversidad. El panda gigante, el panda rojo, el gorila de montaña, el mono de las montañas de Bale y el lémur grande del bambú dependen del bambú para obtener alimento y refugio. Los extensos sistemas de raíces del bambú se unen en el suelo y pueden elevar el nivel freático, convirtiéndose en una parte importante de los proyectos de lucha contra la desertificación en todo el mundo.

Hay miles de usos para el bambú, que lo convierten en un recurso estratégico para al menos siete de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Para obtener más información sobre la utilidad del bambú para los objetivos de desarrollo sostenible, consulte nuestro trabajo.

¿QUÉ ES RATÁN Y DÓNDE CRECE?

Los ratanes son palmas trepadoras puntiagudas. Hay 631 especies conocidas de ratán. Las especies de ratán suelen tener tallos fuertes y sólidos que tienen varios centímetros de diámetro y las hojas tienen puntas de púas que sostienen a las plantas para trepar por encima de los árboles y otras plantas en busca de la luz solar en los bosques lluviosos. La mayoría de los ratanes son nativos de las regiones tropicales de África, Asia y Australia, pero la mayoría de los tipos de ratán crecen en Indonesia.

Los ratanes pueden crecer varios cientos de metros de largo. El vástago exterior es duro y de larga duración, pero también muy flexible, lo que lo convierte en un material ideal para muebles, cestos y artesanías. El ratán crece durante todo el año y resiste una intensa cosecha, lo que lo convierte en una fuente de ingresos sostenible durante un año para muchas comunidades rurales. Los ingresos en efectivo de ciertas de esas comunidades rurales en Camboya, Laos y Vietnam dependen en cerca de un 50 por ciento del ratán.

¿CUÁL ES EL VALOR DEL SECTOR DEL BAMBÚ Y RATÁN?

El mercado del bambú y el ratán se estima que tiene un valor cercano a los 60 mil millones de dólares al año. China tiene el sector de bambú y ratán más grande del mundo, con una producción total estimada de 32 mil millones de dólares al año. A nivel mundial, el valor del comercio internacional anual del sector del bambú y el ratán se estima en 2.500 millones de dólares. En su condición de organismo internacional de producto básico para el bambú y el ratán, INBAR produce informes anuales sobre el estado del sector del bambú y el ratán a nivel mundial y en China. Para obtener más información sobre el comercio internacional de bambú y ratán, lea el último informe de INBAR aquí.

¿QUÉ HACE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL PARA EL BAMBÚ Y RATÁN?

La Organización Internacional para el  Bambú y el Ratán (INBAR) se fundó en 1997 como una organización intergubernamental, con la misión de “mejorar el bienestar de los productores y usuarios del bambú y ratán dentro del contexto de recursos sostenibles de bambú y ratán, basados en la consolidacíon, coordinacíon y apoyo a desarrollos estratégicos y adaptativos”. Actualmente, INBAR trabaja en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, promoviendo el uso del bambú para objetivos que incluyen el alivio de la pobreza, la protección ambiental y la mitigación del cambio climático.

INBAR es una organización multilateral de desarrollo de 45 Estados Miembros para la promoción del bambú y el ratán. Además de la sede central de la Secretaría en China, INBAR tiene oficinas regionales en Ecuador, Etiopía, Ghana e India, y pronto abrirá una oficina en Camerún. Casi todos los estados miembros de INBAR son países productores de bambú y ratán en el hemisferio sur, lo que hace de INBAR un mecanismo importante para la Cooperación Sur-Sur.

INBAR es un observador de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica y la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación. En 2017, se convirtió en Observador de la Asamblea General de la ONU.

INBAR también es el organismo internacional de producto básico en el marco del Fondo Común para los Productos Básicos, y trabaja en estrecha colaboración con la Organización Internacional de Normalización, apoyando el establecimiento de estándares de fabricación para productos de bambú y ratán.

Para obtener más información sobre la estructura de INBAR, lea nuestra Página de Gobernanza.

Para obtener más información sobre el trabajo de INBAR con el bambú y el ratán, por favor lea aquí.

¿DE QUÉ MANERA ES ÚTIL EL BAMBÚ PARA LA MITIGACIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO?

Como todas las plantas, el bambú almacena carbono. Las plantas de bambú almacenan una cantidad similar de carbono que las plantaciones de árboles: entre 100 y 400 toneladas de carbono por hectárea. Sin embargo, cuando se toman en cuenta los productos de bambú, esta cantidad se vuelve mucho más grande. Debido a que crece rápidamente, la captura anual de carbono podría alcanzar 25 tC/ha por año, el bambú puede ser recolectado regularmente, creando una gran cantidad de productos duraderos que almacenan carbono durante varias décadas. Con el tiempo, esto significa que el bambú puede capturar más carbono que algunas plantaciones de árboles, almacenando de 200 a casi 400 toneladas de carbono por hectárea.

Por esta razón, el bambú puede desempeñar un papel importante en los programas de reforestación y contra el cambio climático que hacen los países. El bambú también puede ser una parte clave de la adaptación al cambio climático: proporcionando una fuente sostenible de ingresos y en la creación de viviendas asequibles y resistentes a los desastres.

Para obtener más información sobre el potencial del bambú para combatir el cambio climático, lea aquí.

Para obtener más información sobre el uso del bambú como fuente de energía renovable, haga clic aquí.